En los primeros años de infancia, los niños tienen la capacidad de participar de forma activa en diferentes actividades que ayuden con su desarrollo en diferentes áreas, tal y como lo es la música. Tienen una curiosidad innata para percibir y expresarse a través de los sonidos, ofreciendo la oportunidad perfecta para los padres de despertar las capacidades musicales, artísticas, creativas e incluso sociales que permiten las clases de música. Es una de las mejores herramientas para facilitar la comunicación y forma de expresión durante el crecimiento, y gracias a estas clases se crean colonias escolares dependiendo de los gustos de nuestros pequeños, todos enfocados a potenciar estas habilidades.

Dependiendo de la edad de los niños, se puede tener un instrumento elegido o no, todo viene con el interés de los niños en los instrumentos, así como en las condiciones que tiene cada uno, siendo todas diferentes con cada persona. A la hora de elegir las clases de música, para los padres es importante hablar con tutores y profesores en las academias, para tener una asistencia a la hora de escoger una forma de aprendizaje que se adapte a cada caso.

La música se ha considerado también una herramienta terapéutica, que forma parte de la vida de los niños desde que se encuentran en la barriga, teniendo numerosos beneficios para su desarrollo. Es básicamente una forma de expresión que no tiene fronteras, por su naturaleza no verbal es fácil utilizarse a nivel universal como medio de comunicación e incluso como herramienta de unión entre las sociedades. También ayuda a que el aprendizaje y la adquisición de nuevas habilidades sea más fácil y efectiva.

Puede influir en el comportamiento tanto musical como no musical de las personas, y es una modalidad práctica, estética y adaptable que se adapta a numerosas situaciones y patologías, ideal para niños y adultos. Los que escogen las sesiones de música buscan todos los beneficios que tienen estas prácticas, y se pueden tener varios niveles adaptados a las necesidades y requerimientos. Con esta práctica se está fomentando la creación de un espacio de confianza, seguridad y motivación clase a clase.

Actualmente son muchas las fundaciones y organizaciones que han visto el impacto de la música y lo que se puede lograr con ella desde temprana edad, por lo que se han creado programas musicales, con el objetivo de mejorar el desarrollo personal, así como la integración social de diferentes zonas en una ciudad determinada. Está es una excelente oportunidad para llevar la música a grupos de niños y jóvenes que no cuentan con los recursos para aprovechar al máximo todos los beneficios.

Con estos movimientos se busca principalmente tener una integración social mediante la música, ya que según diferentes estudios, muchos colegios se ven en una situación de exclusión social, o no se le ha dado la importancia necesaria a la música como parte de la educación y el aprovechamiento de todos los beneficios que puede tener en el desarrollo de los niños, especialmente en edades tempranas.

Categorías: General

Deja un comentario