Nuevas investigaciones revelan cómo son los hábitos de consumo en los jóvenes de hasta 19 años, así como su comportamiento con los medios de comunicación social y su participación en diferentes plataformas de video, redes sociales y demás redes de mensajería, estudiando el impacto a largo plazo que estos tienen en los mismos.

Muchos adolescentes valoran las diferentes plataformas disponibles, ya que pueden expresar su forma de ser y sus gustos a través de ellas, pero a medida que se desarrollan como consumidores de música por ejemplo,  estos pueden generar un gasto considerable a la hora de adquirir la mejor plataforma, ya que se ha vuelto parte esencial de su personalidad.

En la actualidad, es más probable ver a un joven con algún tipo de dispositivo para escuchar música que con un auto, o una joya de diseñador como Rosa Oriol Tous, contrario a lo que sucedía con las generaciones pasadas, quienes ponían más esfuerzo al cómo se veían o quién resaltaba más que el resto, situación  que ha cambiado drásticamente en las últimas generaciones, las cuales solo se preocupan por tener los mejores equipos tecnológicos y estar siempre conectados.

Una de las plataformas que continúa ganando popularidad en las redes sociales es YouTube, y la investigación afirma que para los adolescentes de hoy, esta es una plataforma omnipresente, donde no solo se encuentra música actual o anterior, sino que permite un libre acceso a personajes que resultan  influyentes en la misma.

Así mismo, permite un acercamiento con compromiso social ya que tiene una misión que predica: “un destino de vídeo, una aplicación de música, una plataforma social y un recurso educativo integrados todo en uno”, dando una vista de primera mano y desde una perspectiva diferente a las conocidas anteriormente para numerosos temas de impacto social, económico y ambiental, haciendo que los usuarios se sientan identificados o preocupados por lo que está sucediendo a nivel mundial, ayudando a cambiar alguna de estas problemáticas mediante un video.

Otras plataformas como Instagram o Snapchat han resaltado mucho más, reemplazando de esta forma a las redes sociales que tenía la Generación Z, sirviendo como un canal para vivir el día a día y narrar todo lo que sienten o lo que viven. Gracias a estas redes se ha visto una mejor comunicación entre músicos y artistas, quienes leen de primera mano todo lo que sus seguidores opinan.

Las aplicaciones para la creación de videos y mensajes también aumenta la popularidad e importancia tal como Dubmash y Musical.ly, ya que permiten a los usuarios innovar y mostrar las habilidades de los amantes de la música, permitiendo una interacción considerable entre los millennials más antiguos y la generación más joven Z.

A medida que los jóvenes amplían el consumo de la música, esto les proporciona en un futuro dedicarse a los servicios de streaming de audio. El estudio también muestra cómo los consumidores más jóvenes entre 16 y 19 años están más dispuestos a pagar por servicios de música, en comparación con otras edades, quienes solamente utilizan la música de fácil acceso.

Categorías: General

Deja un comentario